Conferencia magistral sobre comportamiento sísmico en la UC

Conferencia magistral sobre comportamiento sísmico en la UC

El próximo miércoles 18 de mayo, a las 18:30, tendrá lugar una conferencia magistral en el Aula Magna de la E.T.S. de Ingenieros de Caminos, C. y P. sobre el comportamiento sísmico de edificios de hormigón armado impartida por el Dr. Humberto Varum, Catedrático de la Universidad de Oporto.

Informes recientes de observación de daños post-sismo reconocen que aspectos como las irregularidades estructurales, en planta y en altura, los detalles de la armadura en los elementos de hormigón armado, así como la interacción con elementos no estructurales, en particular los muros de relleno de mampostería con el sistema estructural, juegan un papel muy importante en la respuesta sísmica y la seguridad de los  edificios de hormigón armado.

En esta conferencia se presentarán, brevemente, las principales causas de daños graves y colapso de estructuras de edificios de hormigón armado observadas en terremotos recientes, prestando especial atención a las deficiencias del comportamiento estructural debidas a la influencia de los paneles de mampostería y a los problemas relacionados con los mecanismos de fallo por cizallamiento de los elementos estructurales.  También se presentará una campaña de ensayos a escala real, destinada a evaluar el comportamiento de los muros de relleno sometidos a acciones fuera del plano y a validar la eficacia de las soluciones de refuerzo mediante enfoscado reforzado. Además, se presentarán los principales resultados de los estudios numéricos que destacan la influencia de los muros de mampostería de relleno en la respuesta sísmica de los edificios de hormigón armado.

Por último, se presentarán algunas reflexiones y recomendaciones relativas a normas de cálculo sismoresistente y a prácticas de proyecto de estructuras de edificios de hormigón armado.

Otras conferencias

El ponente impartirá otras conferencias durante la misma semana con los siguientes temas:

  • Martes 17/05/2022 (18:30 horas, Aula Torres Quevedo): «Caracterización del patrimonio edificado en mampostería de adobe: Un caso de estudio (región de Aveiro, Portugal)«.
  • Jueves 19/05/2022 (10:00 horas, Aula Torres Quevedo): «Caracterización del comportamiento sísmico de elementos estructurales y no estructurales«.
  • Viernes 20/05/2022 (10:00 horas, Aula Magna): «Casos de estudio: Evaluación de la vulnerabilidad sísmica de edificios, e inspección / caracterización de edificios históricos«.

Seguimiento de las conferencias

Las conferencias podrán seguirse a través de videoconferencia en el siguiente enlace: videoconferencia

El ponente

Dr. Humberto Varum
Profesor Catedrático del Departamento de Ingeniería Civil de la Universidad de Oporto (Facultad de Ingeniería).

Miembro del Comité Directivo del Instituto de la Construcción (IC) del Dpto. de Ingeniería Civil de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Oporto. Humberto Varum es profesor catedrático de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Oporto. Sus principales líneas de investigación incluyen la evaluación, reparación y refuerzo de estructuras, pruebas estructurales y simulación numérica, la ingeniería sísmica y dinámica estructural, la caracterización y rehabilitación de construcciones en tierra y el refuerzo sísmico. Humberto es Honorary Lecturer en la University College of London (UK), Profesor Visitante en la Fuzhou University (China), Investigador Externo (Grupo GERDIS) de la Pontificia Universidad Católica del Perú, Miembro de la Academia de Ingeniería de México, y Miembro del ISB del AdMaS Centre de la Brno University of Technology (Rep. Checa). Es miembro de ICOMOS, de la Red PROTERRA, del Project Team 2 para el desarrollo de EN Eurocodigos, de la Comisión Técnica RILEM TC 274-TCE, del Seismic action group del fib (TG10.1) y del IABSE Working Group 7. Humberto es el actual Presidente do Colégio de Engenharia Civil en Ordem dos Engenheiros – Portugal.

Más información: archivo

Los Ingenieros “Superiores” dejaron de existir en 1970

Los Ingenieros “Superiores” dejaron de existir en 1970

El Instituto de Graduados en Ingeniería e Ingenieros Técnicos de España (INGITE) ha firmado un comunicado con motivo de una reciente publicación llevada a cabo por un conocido instituto de Ingeniería. En ella, se hacía alusión a la ya antigua distinción entre Ingenieros Técnicos e Ingenieros Superiores.

Con motivo de esta carta abierta, INGITE ha firmado un manifiesto en el que se deja claro que “hay quien se empeña en seguir creando una élite profesional por el mero hecho de tener un determinado título académico al que añaden el término de “superior” y, además y con total impunidad, tratan de defenderlo con referencias a Reales Decretos tan “democráticos” y “vigentes”, como que datan del año 1969”.

De esta maneras, desde INGITE, del que forma parte el Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas, se hace hincapié en el hecho de que el Grado en Ingeniería es una carta de presentación más que válida para el desempeño de las profesiones para las que habilita, tal y como demuestran los profesionales españoles que trabajan en todo el mundo. También se hace referencia al sistema de otros países, con destacadas universidades, en las que el Grado se mantiene en cuatro años, tal y como sucede en España. No obstante esto, existe una corriente en nuestro país que busca, al menos así se denuncia desde INGITE, alargar la formación de nuestros Ingenieros con ideas poco claras sobre másteres.

Manifiesto del INGITE

El término “superior” es un comparativo, es decir, que quien se autodefine como “superior” necesita de alguien que sea inferior, y todavía los hay, aunque parezca un mal sueño, a quienes les gustaría y pretenden a su vez, que esos seamos nosotros, los Ingenieros Técnicos y Graduados en Ingeniería. Pero no saben, que eso no se consigue con “cartas abiertas” ni mensajes sesgados, de hecho, no saben, que ni tan siquiera se puede conseguir: primero, porque la sociedad actual no entiende de estas disquisiciones supremacistas; segundo, porque los jóvenes conocen perfectamente que esto no forma parte del mundo donde quieren vivir; y tercero porque ni tan siquiera se ajusta a la legalidad.

Pero, es más, estos jóvenes se mueven por todo el mundo con su título de Graduado en Ingeniería y ejercen como Ingenieros, sin ninguna barrera y sin límites profesionales, algo que sin duda cambiarán aquí en España, más pronto que tarde, le pese a quien le pese. Y lo harán, porque su único interés es ser útiles a la sociedad, y para ello necesitan que se les permita desarrollar todo su potencial, que se les ponga en valor y que se les ayude a ser mejores, todo lo contrario, a lo que pretenden algunos.

Estamos más que orgullosos de ser Ingenieros y de ejercer las profesiones de Ingeniería Técnica, pero, es más, lo estamos de ser los homólogos de los Ingenieros europeos y mundiales y lo estamos a su vez de haber evolucionado y haber hecho lo propio con la sociedad.

Sabemos perfectamente de dónde venimos, y sabemos quiénes somos, pero miramos al futuro con el propósito de seguir avanzando y adaptándonos a lo que la sociedad requiere de nosotros. No nos miramos el ombligo, ni nos creemos mejor que nadie, pero no por ello vamos a permitir que se nos maltrate en un país que no ha sido capaz de tomar decisiones y adaptarse a los estándares mundiales, preservando el clasismo del siglo XIX. Y todo ello ha sido con la complicidad de las propias universidades, que lejos de poner cordura y servir de instrumento modernizador de la sociedad, se pliegan a sus propios intereses para mantener estructuras, y de paso, seguir creando desigualdades y elitismos.

¿Por qué las mejores universidades de Ingeniería a nivel mundial (MIT, Stanford, Cambridge, ETH Zurich, Imperial College London, Oxford, Berkley…) ofrecen titulaciones de Grado habilitantes en Ingeniería de 4 años, y en España se hace todo lo posible para que esto mismo se realice en 5 o 6 años? Sinceramente, esto obedece a intereses particulares y no sociales, y todos lo saben, pero nadie hace nada al respecto.

La pérdida de competitividad que esta situación nos está dejando es notoria, y todo ello agravado con la pérdida de oportunidad de nuestros jóvenes, la incorporación tardía al mercado de trabajo y los enormes costes económicos y sociales que tiene para nuestro país, algo que en ningún caso nos deberíamos permitir.

Pero lo más preocupante de todo, es que hay quien se empeña, en seguir creando una élite profesional por el mero hecho de tener un determinado título académico al que añaden el término de “superior”, y además y con total impunidad, tratan de defenderlo con referencias a Reales Decretos tan “democráticos” y “vigentes”, como que datan del año 1969.

Hay que recordar que el título académico no es un fin en sí mismo, sino que es solo un “medio para”, para servir a la sociedad mediante la aplicación de nuestros conocimientos, y que trabajando también se aprende, aunque no se obtengan títulos, por lo que realmente a un profesional se le valora por su contribución y no por su titulación.

Y sí, la titulación es importante, y hay que ponerla en valor, y los conocimientos de un recién titulado de Máster (habilitante o no habilitante), sea cual sea este, serán mayores que los de un titulado de Grado, eso nadie lo pone en duda, pero tampoco se tiene que cuestionar el que un titulado de Grado pueda ser mucho mejor profesional que un titulado de máster o de doctorado, y que por tanto, su titulación no puede ser una barrera apriorística, ni mucho menos una diferenciación profesional.

No se entiende, que aquellos que defienden a ultranza la “titulosis” como medida única del mérito y la capacidad, fomenten a su vez modelos para adulterar la superación de niveles universitarios, lo que demuestra la inconsistencia de sus argumentaciones y visibiliza de forma clara los intereses que subyacen de fondo.

Y dicho todo lo anterior que resulta ser el mayor argumento para eliminar la expresión, que en ningún caso término o denominación, de Ingeniero “Superior”, realizaremos también la justificación de la imposibilidad legal de utilización de esta:

1º.- Los R.D. por los que se aprueban los Estatutos de los diferentes Colegios o Consejos de Ingenieros no recogen la expresión de Ingeniero Superior, ni en relación con la titulación ni a la profesión, entre otras cosas porque no se lo permitieron legalmente.

2º.- La Ley 14/1970, de 4 de agosto, General de Educación, anterior por tanto a la entrada en vigor del Reglamento de Gestión Urbanística, integró las enseñanzas técnicas en las Universidades (Disposición transitoria 2.ª, número 3), esto es, en el seno de la Institución a la que corresponde el servicio público de la educación superior (artículo 1.º de las Leyes Orgánicas 11/1983 y 6/2001), suprimiéndose a raíz de ello la denominación, nacida con la Ley de Enseñanzas Técnicas de 20 de julio de 1957, de Escuelas Técnicas de Grado Medio y, también, la de titulado superior, pues los estudios universitarios se estructuran en ciclos, dando derecho la superación de los estudios del primero a la obtención de los títulos de Diplomado universitario, Arquitecto Técnico e Ingeniero Técnico, y los del segundo a los de Licenciado, Arquitecto e Ingeniero, sin el sobrenombre de superior (artículos 30 y 37, respectivamente, de una y otra de aquellas Leyes Orgánicas).

3º.- La Ley Orgánica 6/2001 de 21 de diciembre de Universidades, dispone, en su artículo 37, lo siguiente Estructura de las enseñanzas:

“Los estudios universitarios se estructurarán, como máximo, en tres ciclos. La superación de los estudios dará derecho en los términos que establezca el Gobierno, previo informe del Consejo de Coordinación Universitaria, y según la modalidad de enseñanza cíclica de que se trate, a la obtención de los títulos de diplomado universitario, arquitecto técnico, ingeniero técnico, licenciado, arquitecto, ingeniero y doctor.”

En ningún momento se habla de Ingeniero Superior o Arquitecto Superior, ni nada por el estilo.

4º.- El Tribunal Supremo ya se ha manifestado varias veces en este sentido y concretamente en la Sala Tercera, de lo Contencioso-administrativo, Sección 5ª, en sentencia de 28 Abr. 2004, Rec. 6378/2001, cuyo fundamento jurídico de derecho dice textualmente:

CUARTO. Como hemos visto, la norma en la que la Sala de instancia encuentra el obstáculo para admitir la idoneidad del título de Arquitecto técnico es la contenida en el primer inciso del artículo 107.2.b) del Reglamento de Gestión Urbanística, conforme a la cual, la redacción del proyecto de reparcelación podrá realizarse por un Técnico titulado superior.

Sin embargo, esta expresión, interpretada con sujeción a los criterios que impone el artículo 3.1 del Código Civil, no es obstáculo para admitir la idoneidad de aquel título, pues se oponen a ello dos grupos de consideraciones:

De un lado, la relativa a que la Ley 14/1970, de 4 de agosto, General de Educación, anterior por tanto a la entrada en vigor del Reglamento de Gestión Urbanística, integró las enseñanzas técnicas en las Universidades (Disposición transitoria 2.ª, número 3), esto es, en el seno de la Institución a la que corresponde el servicio público de la educación superior (artículo 1.º de las Leyes Orgánicas 11/1983 y 6/2001), suprimiéndose a raíz de ello la denominación, nacida con la Ley de Enseñanzas Técnicas de 20 de julio de 1957, de Escuelas Técnicas de Grado Medio y, también, la de titulado superior, pues los estudios universitarios se estructuran en ciclos, dando derecho la superación de los estudios del primero a la obtención de los títulos de Diplomado universitario, Arquitecto Técnico e Ingeniero Técnico, y los del segundo a los de Licenciado, Arquitecto e Ingeniero, sin el sobrenombre de superior (artículos 30 y 37, respectivamente, de una y otra de aquellas Leyes Orgánicas).

Y, de otro, la relativa al cuerpo de doctrina jurisprudencial finalmente aceptada en la Ley 12/1986, de 1 de abril, reguladora de las atribuciones profesionales de los Arquitectos Técnicos e Ingenieros Técnicos, pues como sintetizó la sentencia de esta Sala de 21 de abril de 1989, la doctrina jurisprudencial ha rechazado el monopolio competencial a favor de una profesión técnica determinada, al mantener la necesidad de dejar abierta la entrada a todo título facultativo oficial que ampare un nivel de conocimientos urbanísticos o técnicos en general, etc., que se correspondan con la clase y categoría de los proyectos que suscriba su autor –Sentencias de 2 de julio de 1976, 29 de marzo de 1983, 17 de enero de 1984, etc.–. O como expresó el legislador en el preámbulo de dicha Ley 12/1986, la jurisprudencia sentó el criterio, que en dicho preámbulo se acepta, de que las atribuciones profesionales de los Arquitectos e Ingenieros técnicos serán plenas en el ámbito de su especialidad respectiva, sin otra limitación cualitativa que la que se derive de la formación y los conocimientos de la técnica de su propia titulación y sin que, por tanto, puedan válidamente imponérseles limitaciones cuantitativas o establecerse situaciones de dependencia en su ejercicio profesional respecto de otros Técnicos universitarios.

En suma, uno y otro grupo de consideraciones conducen a que aquella expresión del artículo 107.2.b) del RGU no pueda entenderse, en sí misma o por sí sola, como excluyente de los titulados técnicos universitarios de primer ciclo, bien porque también éstos están en posesión de enseñanzas superiores y porque la denominación de los títulos de carácter oficial y validez en todo el territorio nacional no añade a los de los técnicos de segundo ciclo el sobrenombre de superiores; bien porque aquel precepto ha de entenderse modulado por el espíritu y finalidad que subyace en la Ley 12/1986 y en el cuerpo de doctrina jurisprudencial que expresamente acepta. En este sentido, debe recordarse que la sentencia de este Tribunal Supremo de fecha 28 de noviembre de 2001, transcribiendo lo dicho en la de 8 de marzo de 1999 y con ocasión de delimitar dentro de la profesión de Arquitecto Técnico el ámbito de sus facultades en lo que se refiere a la de elaborar proyectos, afirmó que tal facultad ha de tenerse por restringida a los supuestos de que las obras y construcciones objeto del proyecto no precisen de uno arquitectónico (pues es ésta la limitación ordenada en el artículo 2.2, párrafo segundo, de la Ley 12/1986), y que, en relación a este concepto jurídico indeterminado, afirmó finalmente, en esencia, que ha de considerarse, necesariamente, como proyecto que por su entidad y características exceda de los conocimientos adquiridos por los estudios cuya superación conduce a la obtención del título de Arquitecto Técnico.

Por tanto, seguimos afirmando y solicitando que se elimine la expresión “Ingeniero Superior” de los procesos selectivos, concursos, pliegos, etc… de las administraciones públicas, que no pueden ni deben ser cómplices de intereses que tratan de fragmentar y menospreciar a jóvenes que con muchísimo esfuerzo han obtenido unas titulaciones de Grado en Ingeniería que les permiten ejercer como Ingenieros en todo el mundo, y que aquí en España se les pretende incluir dentro de un cuerpo “inferior” y con limitaciones que no tienen otros Graduados.

Fuente: www.ingite.es

Actos colegiales de Santo Domingo de la Calzada

Actos colegiales de Santo Domingo de la Calzada

La zona organizará el próximo viernes 13 de mayo una cena como acto central de la celebración de nuestro patrón, Santo Domingo de la Calzada.

Como en anteriores años, aprovecharemos la ocasión para entregar las insignias de oro y plata del Colegio a los compañeros que este año cumplen 50 ó 25 años respectivamente. Este año, recibirá la insignia de oro Roberto García Barrera, quien fue Decano de la zona y ha cumplido este 50 años como Colegiado. Desde la Junta te animamos a que acudas para acompañarle durante este acto.

La cena tendrá lugar a las 21:00 en el Hotel Milagros Golf, en Mogro y el importe será de 20,00 €/persona. Si estás interesado en acudir, por favor, comunícanoslo a través de los cauces habituales antes del martes 10 de mayo a las 13:00 para poder avisar al restaurante.

Día Internacional de la Seguridad y de la Salud en el Trabajo

Día Internacional de la Seguridad y de la Salud en el Trabajo

Hoy, 28 de abril de 2022, se celebra el Día Internacional de la Seguridad y de la Salud en el Trabajo. Como en ocasiones anteriores, el Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas participa, de manera activa, en dicha celebración, especialmente en lo relacionado con la Ingeniería Civil.

Tal y como explica la Organización Internacional del Trabajo, “El Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo, que se celebra anualmente el 28 de abril, promueve la prevención de los accidentes y las enfermedades profesionales en todo el mundo. El Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo 2022 se centra en potenciar el diálogo social hacia una cultura de la seguridad y la salud”.

En los últimos años, en España, se ha continuado con una política de fomento de medidas normativas para la consecución de mejores condiciones de trabajo, especialmente en lo relativo a la seguridad. No obstante esto, según algunos últimos datos, ésta podría estar también delimitada por el tiempo de contrato al que viene sujeto el empleado.

Tal y como publicaba El Economista el pasado 25 de abril, “los accidentes de trabajo (AATT) con baja en jornada sufridos por personas con contrato fijo discontinuo presentaron el año pasado una incidencia de casi el doble que los producidos en trabajadores con contrato indefinido a tiempo completo, según el informe elaborado por Comisiones Obreras (CCOO)”.

De esta manera, el índice de incidencia de un fijo discontinuo es de “4.695,8 frente a los 2.767 de un indefinido a tiempo completo, lo que supone una mayor incidencia en la siniestralidad de en torno al 72%”.

En relación al sector con mayor número de accidentes graves, tal y como recogen estos datos del Ministerio de Trabajo y Economía Social, la Construcción ocupa el primer puesto en cuanto a siniestralidad.

Avance 2022

En el avance de datos recogidos en la “Estadística de accidentes de trabajo. Datos absolutos” del Ministerio de Trabajo y Economía Social, vemos que las cifras no son buenas. Si bien en enero-febrero de 2022 se ha producido un menor número de accidentes graves con respecto a 2021 (534 frente a 545), los mortales se han visto incrementados considerablemente.

En los dos primeros meses de este año, han fallecido 118 personas en el ámbito del trabajo. En 2021, en enero-febrero, la cifra fue de 90. En cuanto a la Construcción, ésta se posiciona en segundo lugar en la relación de accidentes de trabajo durante la jornada, por detrás del sector de la Agricultura, ganadería, silvicultura y pesca, con 28 incidentes mortales solo en enero y febrero, por encima de la comparativa de 2021.

En cuanto a accidentes con baja totales, la Construcción se encuentra en el segundo puesto, por detrás de las Actividades Sanitarias y de Servicios Sociales y de la Industria Manufacturera, con 11.514 incidentes.

Coordinación de Seguridad y Salud en el Trabajo

Para reducir la alta siniestralidad que se ha producido de manera tradicional en la Construcción, el 24 de octubre de 1997, se aprobó el Real Decreto 1627/1997 “por el que se establecen las disposiciones mínimas de seguridad y de salud en las obras de construcción”.

Este RD se presenta como un paso más a la Ley 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales y establece dos definiciones básicas para nuestros Ingenieros Técnicos de Obras Públicas e Ingenieros Civiles:

  • “Coordinador en materia de seguridad y de salud durante la elaboración del proyecto de obra: el técnico competente designado por el promotor para coordinar, durante la fase del proyecto de obra, la aplicación de los principios que se mencionan en el artículo 8”.
  • “Coordinador en materia de seguridad y de salud durante la ejecución de la obra: el técnico competente integrado en la dirección facultativa, designado por el promotor para llevar a cabo las tareas que se mencionan en el artículo 9”.

Si atendemos al artículo ocho, en lo referido al Coordinador en materia de Seguridad y de Salud durante la elaboración del proyecto de obra, encontramos las siguientes funciones asignadas:

1. “De conformidad con la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, los principios generales de prevención en materia de seguridad y de salud previstos en su artículo 15 deberán ser tomados en consideración por el proyectista en las fases de concepción, estudio y elaboración del proyecto de obra y en particular:

a) Al tomar las decisiones constructivas, técnicas y de organización con el fin de planificar los distintos trabajos o fases de trabajo que se desarrollarán simultánea o sucesivamente.

b) Al estimar la duración requerida para la ejecución de estos distintos trabajos o fases del trabajo.

2. Asimismo, se tendrán en cuenta, cada vez que sea necesario, cualquier estudio de seguridad y salud o estudio básico, así como las previsiones e informaciones útiles a que se refieren el apartado 6 del artículo 5 y el apartado 3 del artículo 6, durante las fases de concepción, estudio y elaboración del proyecto de obra.

3. El coordinador en materia de seguridad y de salud durante la elaboración del proyecto de obra coordinará la aplicación de lo dispuesto en los apartados anteriores”.

En cuanto al artículo nueve, éste especifica las “obligaciones del coordinador en materia de seguridad y de salud durante la ejecución de la obra”:

El coordinador en materia de seguridad y salud durante la ejecución de la obra deberá desarrollar las siguientes funciones:

a) Coordinar la aplicación de los principios generales de prevención y de seguridad:

1.o Al tomar las decisiones técnicas y de organización con el fin de planificar los distintos trabajos o fases de trabajo que vayan a desarrollarse simultánea o sucesivamente.

2.o Al estimar la duración requerida para la ejecución de estos distintos trabajos o fases de trabajo.

b) Coordinar las actividades de la obra para garantizar que los contratistas y, en su caso, los subcontratistas y los trabajadores autónomos apliquen de manera coherente y responsable los principios de la acción preventiva que se recogen en el artículo 15 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales durante la ejecución de la obra y, en particular, en las tareas o actividades a que se refiere el artículo 10 de este Real Decreto.

c) Aprobar el plan de seguridad y salud elaborado por el contratista y, en su caso, las modificaciones introducidas en el mismo. Conforme a lo dispuesto en el último párrafo del apartado 2 del artículo 7, la dirección facultativa asumirá esta función cuando no fuera necesaria la designación de coordinador.

d) Organizar la coordinación de actividades empresariales prevista en el artículo 24 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales.

e) Coordinar las acciones y funciones de control de la aplicación correcta de los métodos de trabajo.

f) Adoptar las medidas necesarias para que sólo las personas autorizadas puedan acceder a la obra. La dirección facultativa asumirá esta función cuando no fuera necesaria la designación de coordinador”.

Pero, ¿qué profesionales pueden llevar a cabo la coordinación? En este caso, si bien se habla de las obras de Ingeniería Civil y de la Construcción incluidas en la nueva norma, no se especifica el tipo de profesional que ha de desempeñar el papel de Coordinador de Seguridad y Salud en el Trabajo. 

El Real Decreto, así, determina que ha de ser un “técnico competente” que, se sobreentiende, conozca el trabajo en la Construcción de una manera profunda y detallada.

Por ello, los Ingenieros Técnicos de Obras Públicas e Ingenieros Civiles que, además cuentan con las competencias y con las atribuciones para desempeñar dicho rol, son los profesionales que, habitualmente, lo ejercen.

Esta legislación, fundamental junto con la Prevención de Riesgos Laborales, trata de minimizar el coste de vidas que se llevan sectores como el de la Construcción. De manera adicional, se ha aprobado Real Decreto-ley 32/2021, de 28 de diciembre, “de medidas urgentes para la reforma laboral, la garantía de la estabilidad en el empleo y la transformación del mercado de trabajo”, que trata de fomentar el contrato indefinido en sectores como el de la Construcción, con una alta tasa de temporalidad.

Todas estas medidas buscan una mejora de las condiciones de trabajo, con el Ingeniero Civil como máximo representante de la seguridad y salud en el entorno de la Construcción.

Más información, en la Organización Internacional del Trabajo. 

El CITOP colaboró con el concurso de puentes de la UC

El CITOP colaboró con el concurso de puentes de la UC

El CITOP Cantabria colaboró un año más en el VI Concurso de Puentes de la Universidad de Cantabria, organizado por la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos y cuya fase final se celebró ayer en el campus. En esta edición han participado más de 100 jóvenes, clasificándose para la final 48 alumnos y alumnas agrupados en doce equipos y provenientes de nueve institutos y colegios de la región. El objetivo del certamen es la construcción de un puente a escala reducida de la forma más eficiente posible, empleando para ello distintos materiales.

En la categoría de mejor puente móvil -en la que se traen maquetas realizadas como trabajo de clase, de forma previa- ganó el equipo del Colegio Cumbres integrado por Daniel Candela, Darío Ferreiro, Kiryl Dzmitryien y Laura Gutiérrez, coordinados por la profesora María Mercedes Álvarez-Touchard. El equipo del IES 8 de Marzo (Castro-Urdiales), con Aritz Moreno, Adrián Jiménez y Pablo Romero, recibió una mención especial por el puente móvil que presentó, construido con centenares de palos de madera.

En la categoría de puente más resistente realizado por estudiantes de Secundaria, que se disputó a lo largo de la mañana en la Escuela de Caminos, el premio fue para el grupo formado por Cristian Luca, Izan Carral y Diego Cadelo, que acompañados del profesor Jesús Mazón lograron construir una maqueta que soportó un peso de más de ocho kilos. Previamente se había disputado además la categoría de puente más resistente para estudiantes de Bachillerato, ganando en este caso el grupo del IES Nueve Valles.

Construcción y pruebas

La jornada arrancó en el aula magna con una charla introductoria en la que profesores de la Escuela explicaron a los participantes los condicionantes de diseño que tienen este tipo de estructuras, seguida por la fase de construcción de los puentes. Después se celebraron las pruebas de carga y las valoraciones por parte del jurado, acabando a las 13 horas con la entrega de premios y diplomas.

El jurado de las categorías de puente resistente estuvo integrado por la vicerrectora de Estudiantes y Empleo de la UC, Marta García Lastra, el decano del Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas de Cantabria, Jesús López Brea, el secretario del Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de Cantabria, Christian Martínez Villaescusa, la subdirectora de la ETSI Caminos, Canales y Puertos, Amaya Lobo, y Nicolás Emaldi en representación de la Cátedra Arenas. En la categoría de puente móvil las valoraciones corrieron a cargo de los profesores de la Escuela de Caminos Óscar Ramón y Javier Torres, de los estudiantes del mismo centro Eduardo Arana y Pablo Garrido, y también de Nicolás Emaldi.

Fuente: www.unican.es